sábado, 27 de abril de 2013

Isabelino, como el buen vino


Hola a tod@s. Hoy les vengo a mostrar una pieza de esas que recuerdan los orígenes, de donde venimos, como eran las cosas antes de que la tecnología cambiase el modo de hacer de prácticamente todo.
Y soltamos el acelerador de la máquina de coser, escondemos las espumas, las cinchas, la cola, toda esa química que se ha infiltrado en el día a día. Cogemos las agujas pinchadas en el saquito de la pared, sacamos de paseo los ovillos de cáñamo y pita, deshacemos alegremente el rollo de yute, y el olor a cuerda invade el aire, mientras uno se embriaga de sus aromas y matices.




Isabel se presentó sin avisar, bajando ágilmente de la furgoneta y plantándose frente a mí, casi sin darme tiempo de reacción. La observé, con asombro, y mis pupilas dibujaron las curvas imponentes de la caoba, que custodiaba ese bosque tejido que debía desaparecer.


Tras unos días por el taller, y a pesar de que no era su turno, decidí meterle mano. La verdad es que le tenía ganas y la impaciencia me pudo.
La curiosidad me aporreaba, quería ver que había más allá de esos pajaros que llevaban cantando tantas primaveras. Necesitaba valorarlo y saber a qué me enfrentaba.

*****

Pero la emoción se vino a menos al descubrir bajo el tapizado otra tela, y debajo otra...¡con la pasamanería y todo!

Aparte del trabajo extra y gratuito que supone el regalito que el simpático señor de la tela verde nos dejó con todo su cariño, me parece una falta de respeto hacia el mueble trabajar de esta manera. Y una falta de respeto al oficio, y a los que vienen detrás.






 Esa frontera entre el tejido y el barniz había sido violada y ninguneada...
¿ésto cómo lo arreglamos?¿con photoshop?




Visto esto, el sofá necesitaba una dosis extra de cariño.
Con su alma herida parecía estar gritando: Tapízame...


Y tiempo hubo para darle, ya que la tela de GP&J Baker tardó tres meses en llegar.
Vino para pasar las Navidades y se quedó el resto del invierno. Aunque por mí, se podría haber quedado para siempre. Cada mañana al pasar por delante Isabel me miraba, desnuda, con su alma herida y sus ojos esperanzados. Siempre obtenía la misma respuesta.
-Debes tener paciencia. Ya sabes, los ingleses van a su ritmo...
Como por su vejez había adquirido esa cualidad, esperó y obtuvo su premio, sabiendo que todo tiene su momento.

 *****

Y el suyo había llegado.






Las rayas vuelven a ser protagonistas, contrastando con sus líneas rectas, que visten un cuerpo carente de ellas. Creando un efecto de tensión, una batalla en la que las curvas consiguen doblegar y serpentear a las rayas. Y es que Isabel no es un mueble cualquiera. Tiene mucho carácter.








Se terminó con doble vivo a petición del cliente. Primero cosido, y luego grapado entre los dos cordones, para que quede cerrado.




*****

La furgoneta volvió a asomar por la puerta. Ella se subió, sin despedirse, y desapareció tras los portones tintados. Volví a entrar al taller. Parecía vacío, desdentado. Volví a sacar las espumas, las cinchas, la cola, y guardé las agujas en el saquito de la pared, mientras el olor de Isabel se iba desvaneciendo, y mi conciencia regresaba de un viaje al pasado...




















15 comentarios:

  1. Que belleza de Sofá, que arte y cariño con el retapizado...! y que bonito post. Gracias, Oscar
    Un abrazo !

    ResponderEliminar
  2. Que trabajo más bonito, me encanta como empatizas con las piezas, el reesultado aparte de impecable es elengatísimo.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que el Isabelino es elegante de por sí.
      un saludo Mamen

      Eliminar
  3. Hola Oscar:
    Un trabajo impecable, fantástico, pero no menos fantástica es la poética narración que acompaña a las imágenes del trabajo realizado.
    Un saludo.
    Ana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Ana.¿Acaso este sofá no es pura poesía?¿quién lo diseñaría?...
      saludos

      Eliminar
  4. Respuestas
    1. jejeje como quieras pero te aviso que duele
      saludos Lomanú

      Eliminar
  5. Isabel ha recuperado su señorío. Le has hecho un lifting como Dios manda (bueno como manda Oscar). Si es que.... el que trabaja bien no sabe hacer las cosas de cualquier manera.
    Te doy un 10!!!
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que va,aquí la que manda es Isabel.Menuda es jeje
      un abrazo Clara

      Eliminar
  6. Pero que bien cuidada estuvo Isabel en tu casa, yo creo que lo de que la tela tardara tanto, fue cosa suya, ya que sin duda, se quería quedar más tiempo en tu taller, de tan admirada que la tenias!!! Y que trabajo tan cuidado le hiciste, quedó fantástica con su doble vivo y todo!!! Te felicito sinceramente.

    Un saludo y feliz finde!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Kat.No sé como lo has adivinado pero así es,estaba compinchada con el mensajero,yo ya les veía que algo se llevaban entre manos...
      un abrazo

      Eliminar
  7. Escribo desde Valencia, buscando imágenes de telas isabelinas para un par de sillas de caoba; qué pena que estés por Barna, si no, ya tenía tapicero y ¡un tapicero de Oxford, por lo bien que escribes!
    Saludos

    ResponderEliminar
  8. Mireya si lees esto disculpa tu comentario por alguna razón estaba en la carpeta de spam.Y viniendo de una profesora,es muy halagador.Muchísimas gracias.Si necesitas tapicero en Valencia puedo darte buenas referencias.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  9. Cada trabajo que leo supera al anterior!!!! Precioso trabajo, Isabel divina, y tus palabras ..... perfectas, puro sentimiento !!!!

    Bravo !!!'


    Maria

    ResponderEliminar