miércoles, 10 de abril de 2013

Cartones tapizados: El marco II


En esta ocasión quisiera profundizar un poco en lo que ya vimos en la anterior entrada. Se trata de un segundo espejo reciclado para casa usando la técnica del cartón tapizado, a la que no me dedico profesionalmente, pero entiendo que es muy interesante y tiene muchas posibilidades. Además podemos considerarlo primicia en la red, ya que no he encontrado información al respecto. Si alguien la encuentra, le agradecería que la compartiese en los comentarios.




Era un simple espejo con un aglomerado encolado como base. Normalmente esta técnica se trabaja sobre un marco de madera. Pero como la vez anterior obtuve buenos resultados encolando al espejo, decidimos repetir.







Pocas herramientas necesitamos para este quehacer. La plancha de cartón quizás sea la más difícil de encontrar. Yo se las compro a las empresas suministradoras de material de tapicería. Si residen en Barcelona, pueden encontrarlas en Ribesplastic, en la calle Rocafort, 10. Muy cerca del Paralelo y Plaza  España. El regle debe ser muy recto. Un perfil de aluminio puede valerles.
Por cierto, hay que tener en cuenta que la lengüeta del metro  tiene un milímetro de juego en el mejor de los casos. Podemos empezar a contar en cualquier punto, como por ejemplo el centímetro número 10.







Cortamos las piezas de cartón a la medida que queramos cubrir, en este caso con dos secciones por costado y el inglete a 45º para las esquinas.
Siempre con la cuchilla bien afilada y un regle bien recto. Y sin olvidar descontar el milímetro de grosor que nos ocupará la piel. Cabe decir que hay que hilar fino con la cinta métrica, los ángulos y un corte bien recto y vertical. Un milímetro de error puede traer problemas cuando tengamos que casar las piezas. Esta es la parte más difícil del trabajo, hace falta un poco de práctica para asegurarnos un resultado óptimo. El resto del proceso creo que está al alcance de cualquiera de ustedes.




 Encolamos el género que elijamos. Puede ser piel, polipiel, tela...asegurándonos los cantos, para evitar que queden bolsas.

Es conveniente pasar por la mola las zonas encolables de la piel, para que agarre mucho mejor.





O en su defecto lijarlas a mano, y como mínimo quitarle el brillo.







Esta vez hemos decidido coser las piezas frontales. El hilo es al tono, y no destaca pero conseguimos otro efecto, dándole más profundidad y detalle. Si no se dispone de una guía, como es mi caso, hay que coser con extrema lentitud y seguridad, utilizando el grueso de la patilla como referencia visual.



Se encolan los reversos de los frontales sin llegar a los bordes, para que no rebose luego cola, muy engorrosa de quitar.
Empleamos cola de contacto aplicada con brocha y pincel.



El espejo lo lijamos un poco y también le aplicamos la cola. Hay que dejar secar ambas caras hasta que tocándolas con el dedo no estén pegajosas. Ese es el momento óptimo para montar las piezas.
La cola no nos permite margen de error. Una vez se unen las capas no se puede mover ni rectificar. Un buen truco es colocar un paño que no deshile, en este caso sobre el cristal, para poder trabajar bien la pieza, asegurar los finales, y luego estirar del trapo y encolarlo todo ya con la pieza en su sitio. No sé si me he explicado.






Repetimos la operación con las piezas laterales, intentando que todo cuadre. Para finalizar yo coloco una gota de adhesivo instantáneo en las esquinas de las piezas para que queden unidas entre sí, y no tiendan a despuntar con el tiempo.







Este es el resultado final. Un espejo que apuntaba al vertedero y que ha acabado presidiendo la pared.






Y hasta aquí puedo leer. Si alguien se anima a probar y tiene dudas, he abierto una página para estos menesteres, donde pueden plantear cualquier enigma que un tapicero pueda resolver.

Saludos.

14 comentarios:

  1. Que perfeccionista eres, desdeluego te ha salido precioso. No entiendo lo de trapo para encolar, me puedes dar alguna explicación mas?
    Uno de mis futuros proyectos es retapizar el sofa,me sera muy util tu pagina de consejos.

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dana el trapo es para colocarlo entre las dos superfícies a unir, sin que llegue a cubrir las partes finales.Así puedes poner bien la pieza sin que se te pegue por el centro.Una vez en su sitio,y los finales pegados retiras el trapo tirando de él y ya lo encolas todo.

      saludos

      Eliminar
    2. Ahora si.....Gracias.

      Un saludo

      Eliminar
  2. Ilustrativo y según tus explicaciones sencillo.Imagino que sobre el terreno, la cosa cambiará ;.). A ver si me hago con uno para probar, me servirá para testar el pegamento que tenemos y el cartón. ;.)

    ResponderEliminar
  3. Pues mira Lomanú, un marquito como el de tu pulsera-cuadro puede ser adecuado para probar.
    saludos

    ResponderEliminar
  4. Deberían llamarte "Oscar el manitas" ;) Un trabajo perfecto. Lo del milímetro variable de la cinta métrica es cierto, yo también lo tengo en cuenta y depende para trabajos pequeños utilizo un metro rígido, así no hay holgura. Buen fin de semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa es otra opción, un metro rígido(de los de madera plegables,para que nos entiendan).
      Gracias por el aporte,buen finde Armando

      Eliminar
    2. Ese metro se llama metro de varilla, y una de sus funciones basicas a parte de medir es para utilizarlo de galga, me explico, cada varilla son 3 m/m, si tienes algo que ajustar, por ejemplo a la pared, la colocas en su sitio pero separada de la pared perpendicularmente, luego se meten las varillas por la parte más ancha, por ejemplo 6 varillas=18m/m, se pone el metro plano y se va acompañando por la pared y marcando con lapiz por el otro lado, luego se cepilla o recorta y te tiene que quedar un ajuste perfecto.
      Si el hueco mas grande fuera mas de 30m/m se corta un taco al efecto y listos

      Eliminar
    3. Hay una erreta, donde dije perpendicularmente debe decir paralelamente

      Eliminar
    4. Anda que no,León.Ya te veo haciendo un blog para ilustrarnos sobre el noble oficio de la madera.jeje.
      un abrazo.

      Eliminar
  5. Pues mira, no se nos había ocurrido esta original idea!!! Siempre se aprende algo nuevo. Cuando tengamos un espejo para reciclar, lo probaremos.
    En nuestro blog hay algo para tí. Pásate cuando puedas en la entrada con fecha de hoy.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esto lo aprendí en la tapiceria de Juan Martos,de Granollers,fallecido hace un par de años.Sería un bonito homenaje que emplearais esta técnica en vuestros negocios.A él le hubiese gustado.Y no se queda en los marcos,hacíamos mesas de centro,sinfoniers,mesitas de noche...jardineras!chulísimas!...armarios,escritorios...cabeceros...canapés...
      vamos que da para mucho.Eso sí,valían una pasta,tienen mucho trabajo.Nos los vendían clientes como Isa de luca,Luzio...ya sabeis,las dudas,en la nueva página.
      Gracias por el premio chicas.

      Eliminar
  6. Pero que bien ha quedado este espejo, su"segunda" oportunidad en la vida, se la has dado tú, con un toque bien elegante y super bien explicado.

    Saludos y feliz finde!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Kat.Me alegro haberme hecho entender.
      un saludo

      Eliminar