sábado, 17 de octubre de 2015

Woodstock,un viaje al pasado.


Un resplandor cegador irrumpió en el taller.El tablero de la máquina tembló y la tiza cayó al suelo,haciéndose añicos.






Salí a la calle y corrí hacia el río, rodeando los muros de la antigua fábrica.Crucé los portones,doblé la esquina y alcancé a ver esa esfera de luz blanca girando sobre sí misma.Una luz que no irradiaba,que no iluminaba las ramas de los árboles.La esfera se fue comprimiendo hasta  alcanzar el tamaño de un botón,y desapareció tras un destello.





Allí estaba.En la orilla,tan campante,como si hubiera crecido junto a la hierba,perfectamente integrado en el entorno.


-¡No sabes lo que me ha costado encontrar un tapicero en este siglo!-gruñó.
-Lo sé,me lo dicen muy a menudo.

El viajero del tiempo venía de un futuro espero que lejano donde no había tapiceros(según él)y se dirigía al año de su nacimiento.1969.

-¿1969?De pronto me vino a la cabeza un prado verde,suaves colinas,campos y un llano,en Bethel,Nueva York.



El festival de música más mítico de la historia poseía un cartel que si te cae encima te aplasta.Era un auténtico firmamento de artistas ahora legendarios.De esos tiempos en que la música estaba viva,implicada social y políticamente.Que era usada con creatividad y sentido,mucho antes que la encerráramos dentro de una lata.

Woodstock fue un acontecimiento único,un icono del movimiento que nos hizo pensar que era posible cambiar este mundo,en aquel ya lejano verano.

Y para gozo de todos Michael Wadleigh documentó lo que allí ocurrió,y Martin Scorsese montó el documental.



















 




Lo pinché en el contra,sin que se diera cuenta.
-Bueno,pues éste sería el planteamiento.Para el cojín del asiento el mismo dibujo en pequeño.
-¿Y el casado?
El casado...hombre,no es que sea muy hippie ponerse a casar flores.Buscaremos un equilibrio.Tú no te preocupes que vas a quedar muy divertido.


 



¿Sabías que los tapiceros también tenemos capacidades especiales?-le solté con un halo de misterio.
Me subí las mangas,cogí el desclavador y le apunté con él,empezando a trazar círculos con la mano izquierda en sentido contrario a las agujas del reloj.Círculos que crecían y decrecían formando espirales que fueron ralentizándose progresivamente.El viajero comenzó a desvanecer,y entonces formulé las palabras mágicas:

ABRA-CADABRA

¡PATA DE CABRA!








*  *  *  *  *


El viajero abrió los ojos.Los balanceó a su alrededor descubriendo su nuevo traje,florido y colorido.







-Ya... ¿ya está?
-Aha.
-Pero...¿cómo?Dijiste...abracada...y...¿cómo has...?hace un momento que...
-¿Qué pasa,viajaste en el tiempo?-le interrumpí en un tono burlón.
-Sí...quizás pero...No...no es posible...
-No sé chico,habré tocado algo por ahí dentro.El condensador de fluzo quizás...jajajaja

Lo saqué a la calle a que le diera el fresco.Lo cierto es que no es el primer viajero que pasa por el taller.Ni el último.Y sé que algunos lucen de insolencia y prepotencia en el trato.Parecen creer que su cualidad los hace especiales.Así que verlos desorientados al salir de la anestesia,con esa cara de vulnerabilidad,rozando el terror,no tiene precio.







El viajero del tiempo estaba preparado para partir,con sus faros rojos como soles.Como un pequeño Delorean tapizado de enormes flores capaz de abrir portales y descender por agujeros de gusano hacia otros tiempos,quizás hacia otros mundos,hacia otras realidades.




Lo dejé en el portal del río,donde lo encontré.
Me quedé observándolo,recordando ese sencillo sillón vintage que se fabricó en masa y llegó a miles de hogares.El desplazamiento de los vivos le daba otra dimensión,las platabandas más grandes lo hacían más robusto,capaz de soportar el duro viaje.
-Un tipo divertido,cierto-me dije varias veces.
Así permanecí unos minutos,no sé bien porque...pensando,que sé yo,esperando un ¿te vienes? que nunca llegó.







11 comentarios:

  1. Sublime...., me encantan las referencias a Woodstock pero mucho mas cuando hablas del condensador de flujo y del delorean, pero más allá de esas referencias, de esos apuntes, me encanta el planteamiento, ese viaje en el tiempo, a aparición del ciborg ante el camión de la basura....., perdón, del pequeño sillón vintage, me confundia con Terminator..., ejem, ejem, ejem,.........., un post lleno de imaginación, de creatividad, un post que convierte a ti y a tu tapicería en algo más que artesanos, te convierte en una persona libre capaz de imaginar y de plasmarlo, de mostrarlo..., de nuevo mis aplausos mas sinceros.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo no soy libre Pedro pero sí la pluma y nuestra capacidad de imaginar.Mis más sinceras gracias por tu comentario.

      Eliminar
  2. Sorprendente! Es verdad, tienes mucha capacidad creativa; para transformar un sillón tan horrendo en otro tan original y atractivo, seguro que se necesita mucha imaginación y talento (además del trabajo…). Enhorabuena!
    También, me encanta tu relato. Algunos sueños de los ´60 para transformar el mundo se han cumplido, muchos se volvieron obsoletos (como el viejo sillón…), pero siempre existirán nuevos “agujeros” para seguir evolucionando. Si además se recupera lo bueno del pasado que por su calidad y robustez resistió al tiempo, y se readapta a lo actual, probablemente se va por el buen camino.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Marga.La verdad es que yo no encuentro ese sillón tan horrendo.De hecho me encanta y si hubiera ido en polipiel o tela lisa no hubiera dudado en hacerlo tal cual.Yo lo visualizo y creo que quedaría fantástico.Pero por no romper el dibujo de esas flores tan grandes,le dimos otra interpretación.Muchas gracias por tu comentario,ya sabes que me encantan.Un abrazo.

      Eliminar
  3. Oscar, hay personas que ni siquiera tienen la capacidad o la posibilidad de imaginar........, eso nos hace libres, en un mundo lleno de espinos y muros velados..., pero libres.

    ResponderEliminar
  4. Hay Oscar! que tiempos aquellos, que nos comiamos el mundo hasta que nos dimos cuenta que el mundo nos estaba deborando a nosotros!
    Bonito sofá, por cierto y tapizado con mucho gusto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajaja pues sí.A ver cuando te pasas por el taller,que no devoramos a nadie!

      Eliminar
  5. Me encuentro maravillado de la ilusion del cuento magico para llevarnos hacia esa epoca de esplendor... si cada ser humano de este planeta tratase de la misma forma los objetos como usted, el mundo seguramente seria un lugar maravilloso. La gente se olvida del valor de las cosas. Y a menudo ese valor es tan rico en conocimientos y recuerdos. Un trabajo mas que excelente. Saludos y un fuerte abrazo de un colega de argentina. Ya subire mas fotos a mi perfil. Buena vida!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias,Tapiceria del Lago.Bonito nombre,por cierto.Siempre es agradable comprobar que he conseguido remover la sensibilidad de alguien hasta el punto de verse abocado a comentar,de forma impulsiva y sincera.Y cuando ese lector es colega,ya se convierte en un honor.
      Gracias por expresarse,amigo.Un abrazo!

      Eliminar
  6. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  7. Divertida la historia y precioso el tapizado. Eres un artista de la escritura y de los tapizados. Un saludo.

    ResponderEliminar