miércoles, 20 de marzo de 2013

El diván de Freud.

Hola. Ya me disculparán el populismo del título, pero esta pieza de principios de siglo como mínimo fue contemporánea a Sigmund Freud. Y quien sabe si testigo de alguna experimentación del psicoanálisis. Su actual dueña se dedica a la psicología, aunque ella es portuguesa. Así que parece que los primeros indicios no apuntan hacia mi teoría.
                    

Aunque si así fuera no le quitaría ni un ápice de elegancia ni belleza a este mueble, que dignificó el taller por unos días.







Al destapizarla descubrí la madera, y me recordó a esas sillas centenarias. Y pensé: Esto tiene más años que el chupete de la abuela. Ya veremos que nos encontramos...


Encolamos las patas y las maderas interiores rotas, y le aplicamos reparador al barnizado. Esto simplemente es un detalle, como cuando llevas el coche al mecánico y te lo devuelve aspirado.




Como me temía la arpillera estaba rota, deshecha, y quedaba muy poco para que la crin empezara a caer, muelles abajo. De hecho ya estaba ocurriendo. El atado superior necesitaba unos arreglos.
No había más remedio que intervenir, con una operación a muelle abierto.



Se cinchó con yute con su consecuente atado de muelles y se sustituyeron las cuerdas rotas o en mal estado.


El respaldo hubo que reconstruirlo entero.



Sobre la nueva arpillera se vuelve a colocar la coca, se ata el burlete, y abrimos la crin para que vuelva a quedar esponjosa.





En los acabados cambiamos el galón por un vivo, y la costura en la esquina por unos pliegues de corbata, que a mi entender le dan un valor añadido, un toque de distinción, como un detalle elegante que la hace más encantadora, si cabe.





Y tras regresarla a casa, la volvimos a colocar sobre el suelo blanco. María se sentó.

-¡Madre mía, qué diferencia!-espetó mientras rebotaba una y otra vez sobre los muelles recuperados.
-Y pensar que los querías cambiar por espuma...
-Tras exhalar aire con un ademán de alivio, ella sonrió....



























10 comentarios:

  1. Seguro que los clientes de María ya pueden hablar COMODAMENTE de sus fobias,neuras y demás cuestiones de psicología.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro que sí. Es un aliciente para ir a la consulta.
      un saludo

      Eliminar
  2. Me encanta el remate del post cuando dices que "rebotaba y rebotaba..." es que los muelles son así y si encima están recién atados y preparados, como atestiguan las fotografias, mejor que mejor.
    El plano detalle de la esquina con los pliegues tambiñén me gusta...., y ahora sin mas preambulos, me tumbaré en el diván, cruzaré las manos sobre el pecho, miraré a la doctora y seré sincero.
    - Doctora, ya hace mucho tiempo que no..., y creo que me está empezando a afectar al cerebro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajaja para eso me parece que hay otro tipo de consultas.Aunque sería interesante de análisis el porque ha tardado tanto en afectar ;)
      un saludo Pedro

      Eliminar
  3. Jolín que trabajo mas pulido¡¡¡. Los pliegues perfectos, los muelles en su sitio, el acabado en vivo, y la crin de caballo bien esponjosa. Me temo que María no va a dejar a nadie subirse a su flamante diván, lo vá a disfrutar ella solita.
    Buen trabajo Oscar. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jeje como lo sabes...de hecho el diván va en el salón, no en la sala donde trabaja.Agradezco tu aprobación Clara.Un abrazo.

      Eliminar
  4. Menos mal que tenemos nuestro psicologo particular Oscar. Lo mismo nos sienta en un sillon de siglo pasado o nos tumba en un divan de locero (y no quiero ofender a nadie) para, que hablemos de nuestras frustraciones y aplicarnos la terapia.
    Me encanta el pliegue de corbata.

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jeje no sé yo si de psicólogo...pero gracias.
      un saludo Dana

      Eliminar
  5. Oscar, te he dejado un premio en mi blog. Pásate a recogerlo.
    Un abrazo

    ResponderEliminar