sábado, 1 de diciembre de 2012

Unas sillas centenarias


Hola a todos. Hoy quiero mostrarles esta pareja de sillas, como únicas supervivientes, que han acabado vistiendo un dormitorio, usadas como descalzadoras. La cliente se presentó con ellas en el taller, tras comprobar como habían quedado las que le habíamos tapizado a su amiga. Y es que para acudir a un tapicero es aconsejable tener referencias, pues no todos trabajan de la misma forma. De hecho habría que ramificar la denominación del oficio en dos grupos. Pero bueno, no es mi intención hoy la de abordar el malhacer infiltrado  en la tapicería.
Como iba diciendo, la señora, de trato amable y voz suave, me contó que estas sillas tenían más de cien años. Yo las miré con escepticismo, y ella me reafirmó que eran de su bisabuela.
Y es que no aparentan ser unas ancianas tan lóngevas. A veces la información de la família puede ser errónea, y a lo mejor estas sillas eran de la abuela pero son otras que adquirió posteriormente. Lo digo porque a veces he detectado ese error. 




Al quitar la tela nos encontramos con este algodón con motivos infantiles.


Así como vamos retirando rellenos, hacemos un viaje atrás en el tiempo, como un arqueólogo que retira la tierra que esconde los secretos del pasado.
Al llegar a la crin, encontramos el primer indicio de que esta silla tiene muchísimos años.



 
 


Debajo aparece otra crin más oscura.


  

Descubrimos un precioso burlete que sugiere a un artesano que trabajaba con gusto y destreza.





Y empezamos la reconstrucción, empezando por asegurar el burlete, que como ya habrán apreciado por el estado de la arpillera, no es el original.




Mientras la trabajamos, ahondamos en los detalles, observando las reparaciones que ha sufrido a lo largo de los años, el atado de los muelles, los listones añadidos...

Nuestro viaje temporal termina en el elemento más antiguo de esta silla. La madera castigada por los gavarrotes, cuarteada por el tiempo, contrasta con la añadida posteriormente, como si fueran las capas de sedimento del perfil de una roca.




Y es que los muebles hablan, cuentan historias. Han sobrevivido a guerras, han sido testigos de grandes y tristes momentos. Han visto perecer a sus dueños varias veces, han sufrido inviernos crudos y veranos infernales.
Y ahí permanecen, silenciosas. Nadie las mira a la cara, siempre se les da la espalda. Pero ellas siguen ahí, fiel al hombre.
Si las observamos al detalle, si las escuchamos, podrían contarnos cientos de historias...



                                 


Contiene heridas mal curadas, que han quedado marcadas, como si fuera piel. Y es que ambas son materiales vivos, aún después de arrancarlas de su estado natural. Nos preguntamos como ocurrieron, si forman parte de una historia, de un relato que quedó en el olvido, del que solo quedan algunas roturas, golpes y marcas grabadas en  la madera.















Algunos agujeros sí que sabemos a ciencia cierta a que son debidos. Algunas de las muchas manos que han trabajado en esta silla, han clavado los gavarrotes más allá de la frontera establecida entre la madera cruda y el barnizado. Por suerte, el galón de pasamanería nos permite engañar ese perfil y esconderlos.





Y aunque no podamos restaurar esa madera, lo mínimo que podemos hacer por ella es limpiarla bien y aplicar un poco de reparador, para disimular los arañazos y darle un poco más de brillo.




Y vestirlas de nuevo...



 ...de verde esperanza, con la pasamanería al tono.



Y ya las tenemos, rejuvenecidas, por enésima vez. Aunque ya solo tengan que soportar el peso de la ropa durante la noche.



21 comentarios:

  1. Me encantan estas sillas y el cariño con el hablas de ellas. Tu blog es brutal.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. brutal!guau, que calificativo Gloria...un abrazo para tí tambien!

      Eliminar
  2. Esta vez has bordado el post,Oscar...., genial, nos has llevado de la mano durante un hermoso viaje, he podido sentir tu mimo y a tu imaginacion desbordandose. Se que sonreiste cuando viste las capas de crin y te dijiste "aquñi hay un buen post...", justo cuando empezaste a sentir ese alborozo que precede a las buenas ideas escritas...., y en este caso también fotografidas.
    Diez.

    ResponderEliminar
  3. jeje sabía que te gustaría Pedro
    un saludo

    ResponderEliminar
  4. Un buen trabajo en estas bonitas sillas Isabelinas y por supuesto, muy agradable al mismo tiempo que poética la explicación del proceso. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Ana.Celebro que te guste el prisma poético para presentar el mueble.
      un saludo

      Eliminar
  5. Parece magia!! Que cambio, madre mia!! Mira que estaban mal!
    Mil gracias por venir a la fiesta!!
    Bss!
    Nika

    ResponderEliminar
  6. No parece...es magia!!! Felicitaciones por un trabajo hermoso!!!

    ResponderEliminar
  7. Extraordinario, me ha encantado tu post, admiro tu trabajo, les has dado nueva vida a esas sillas tan preciosas me gustan muchísimo de hecho mis sillas de comedor tienen así sus patas, con que pasión hablas de tu trabajo, felicidades, abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que las Isabelinas son fantásticas.Todo curvas...
      abrazos Pilar

      Eliminar
  8. Cuánta magia en tus fotos y en tus palabras!! Nos encanta! Descubrir e imaginar los secretos y la historia de un mueble, nos parece genial.
    Enhorabuena!
    ¡Feliz jueves!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias,sí que es genial intentar codificar el lenguaje secreto de los muebles.
      Buen finde!

      Eliminar
  9. el trabajo de las sillas genial pero para mi hoy el merito se lo llevan las fotos que me transportaron ya ni se donde ! es madera cuarteada? yo anduve entre rocas .... saludos !

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí,es madera jaja.¿verdad que es un hermosura?
      saludos María

      Eliminar
  10. Hola Oscar Porque me gusta lo que haces y como lo haces quiero compartir un premio contigo, pasa a recogerlo por mi blog.

    ResponderEliminar
  11. Que buena elección para tus macros de hoy. Mostrar detalladamente las entrañas de esas viejas sillas, y el cambio tras un trabajo minucioso. Algo fuera del alcance de la mayoría.
    Un abrazo Óscar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En esta entrada el protagonista es el mueble.El tapicero solo hizo lo que debía
      abrazos Clara

      Eliminar
  12. Que buena elección para tus macros de hoy. Mostrar detalladamente las entrañas de esas viejas sillas, y el cambio tras un trabajo minucioso. Algo fuera del alcance de la mayoría.
    Un abrazo Óscar

    ResponderEliminar
  13. Que buena elección para tus macros de hoy. Mostrar detalladamente las entrañas de esas viejas sillas, y el cambio tras un trabajo minucioso. Algo fuera del alcance de la mayoría.
    Un abrazo Óscar

    ResponderEliminar