domingo, 9 de junio de 2013

Un traje para las butacas


Hola a tod@s.
En cierta ocasión, un señor mayor, tras recibirme en su casa para que le presupuestara unas fundas para sus dos sillones, me dijo:
-¡Tú eres como un sastre!
-¿Cómo dice?-le pregunté extrañado...
-Claro, es como si le hicieras un traje al sillón, ¿no?
-Pues nunca lo había pensado, pero es un bonito símil.



 Cabe decir que las fundas pueden ser sencillas y fáciles de hacer, o terriblemente trabajosas, como en este caso, que se juntan unas formas pronunciadas, una tela con poca elasticidad y los dichosos vivos, que quedan muy bonitos pero hacen que tardes más del doble en coser algo.

Pero parte de la complejidad que vengo a mostrar radica en ajustar al máximo sus formas. Más que como un traje, como un vestido de novia.

Esta vez no puedo mostrar el "antes", ya que no encuentro la foto. Y recuerdo haberla hecho,          pero no sé, a veces ocurren fenómenos inexplicables.

Pero se parecen muchísimo a ésta otra descalzadora, un poco más altas y estrechas, y con         volante (faldón).



Vestidas en un bonito rosa floreado que  las hacía terriblemente atractivas. A pesar de los años, conservaban un estado óptimo. Por eso la opción funda permitió conservar esa tela, además de darle un aire distinto. Porque las fundas no quedan como un tapizado, tienen su propio encanto.

El género es un bonito blanco que imita al lino con un 20% en su composición.



El cliente solo  me pidió vivo en los brazos, pero a sabiendas de su debilidad por ellos, ya los puse en el cojín...y claro, el volante también tiene que llevar...

Los vivos en las uniones del respaldo con la oreja y riñonera los puse con la intención de que hicieran la función de nervio en esos ángulos interiores obtusos, y la tela se ajustase a las formas sin necesidad de agujas.



El procedimiento que seguí, es el siguiente: Para empezar vestí una butaca con corovin, que es una tela sin tejer. Si no saben de que hablo miren debajo de su sofá, esa tela negra que parece papel.
Con eso saqué las plantillas. Va bien porque no estira, y si es de bajo gramaje es muy dócil.
Luego según la elasticidad de la tela que usemos, habrá que hacer rectificaciones. Pero de eso ya hablaremos otro día.

Después de cortar las piezas, se overlockan por separado, se cosen los vivos, tambien por separado, y luego vamos uniendo el puzzle cosiendo trama con urdimbre, urdimbre con trama, y de vez en cuando un rígido vivo en medio. Tres elasticidades distintas que hay que ir compensando, en un trabajo que se presenta lento, con el añadido que las piezas a unir no miden lo mismo, debido al volumen de las curvas.

Por ejemplo, los pliegues que ven en el exterior del brazo son para compensar esa diferencia en la medida. La curva del brazo tiene más recorrido que el contra.

Por detrás llevan una cremallera vertical que permite abrirlas, porque sino no se podrían enfundar, ya que son más grandes de arriba que de abajo. Ello me llevó a tener que hacer el volante trasero en dos piezas. 
Es lo que hay, no se me ocurre otra manera. Lo que sí le hice una pieza pequeña unida con velcro para tapar la apertura, pero en la foto no estaba puesta (segundo error).




La idea sopesaba la posibilidad de acabar de ajustarlas con ayuda de agujas de U, pero visto el resultado, y sabiendo que con un lavado y un planchado mejorarían, esperé a ver la reacción del cliente. Básicamente porque ya es laborioso poner unas fundas tan ajustadas, como para complicárselo más con las agujas.

Así la mujer cruzó la puerta del taller, y tras sacarse las gafas de sol, exclamó:
-¡Oh!Qué bien quedan, ¿no?
-¡Hombre, han quedado estupendas!- le contesté con voz firme y segura.
-Fíjate, si parecen otras.
-Es que son otras...

Lo último que me dijo la mujer antes de subir a la furgoneta en la que ya se había llevado a Isabel, fue:
-Ets un artista!
Y yo me hinché, como un sapo seductor. Porque el reconocimiento del cliente es el premio al trabajo. Llegar a una casa con el mueble tapizado y ver como a la mujer se le ilumina la cara, y coloca sus palmas estiradas sobre las mejillas para exclamar su sorpresa, no tiene precio. Para todo lo demás, Don Dinero.
Y como es de bien nacido ser agradecido, el malestar de haber estado trabajando demasiadas horas no cobradas, desapareció por un instante, mientras pensaba:
-¡Qué narices, ya tengo otro post!





20 comentarios:

  1. Tienes otro post genial, Oscar...., igual de genial que esas fundas y se que si hacer fundas ya es engorroso, hacerlas tan ajustadas y precisas es un "faenon". Mer encanta como has explicado el problema de las distintas elasticidades, como usas el vivo como nervio y como esperas que ese "primer lavado" remate el ajuste final.
    Un trabajo fantastico...., lleno de horas y de conocimiento.
    P.D. Y es cierto,a veces no se pueden cobrar todas las horas,pero esa sonrisa de agradecimiento del cliente,compensa parte de ellas.
    Un abrazo Oscar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues más horas que conocimiento,ya te lo digo yo jeje
      El reconocimiento te llena espiritualmente pero como ya sabes lo único que tenemos son las horas.Si no podemos facturarlas,es la ruina.Y con ruina no hay tapicero ni esqueletero,ni bueno ni malo.
      A veces firmaría cobrar la mitad de las horas invertidas.
      Gracias por validar el trabajo como profesional del gremio.
      Un abrazo Pedro.

      Eliminar
  2. Menuda faena!. Conozco una pequeñísima parte de tu esfuerzo ya que he tenido una butaca con esas formas y ya de origen era desenfundable. La funda estaba muy bien hecha y aún así sufría de lo lindo al sacarla para lavarla y luego volver a posicionarla. Realmente es un trabajo de sastre, con mucha dificultad ya que tiene que quedar totalmente ceñida a las formas.
    Y encima mellizas, para que más. Te han quedado "niqueladas" Óscar, preparadas para dar frescura a cualquier ambiente de cara al veranito.
    El trabajo bien hecho se vé a la legua y el tuyo en estas butacas se aprecia a simple vista.
    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que cuanto más ajustadas,más cuestan de poner bien.Lo de que sean mellizas es una ventaja, ya que la segunda fluye mucho más.Ojalá hubieran sido ocho o diez jeje
      Gracias Clara,un abrazo

      Eliminar
  3. Perfectas, un trabajo impeccable, me encantan estas frescas butacas con el traje que les has hecho a medida.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Parece que todos coincidís en lo mismo, la sensación de frescura que transmiten, casi huelen a verano.
      un abrazo

      Eliminar
  4. Oscar el trabajo bien echo siempre es agradecido, y lo que van a presumir esas butaquitas de sus trajes , y su dueña cuando las enseñe? quedaron verdaderamente bonitas y con un estilo muy fresco, besitos y hasta la proxima.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Deba,y lo que presumo yo con vuestros comentarios?jeje
      un abrazo

      Eliminar
  5. Con perfeccionista que eres incluso puedes hacer un vestido de novia. Las fundas han quedado perfectas.

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jaja no,no,lo del vestido de novia era una metáfora.Zapatero,a tus zapatos...:)
      un abrazo Dana

      Eliminar
  6. Oscar , de verdad eres un artista! Me parece que tu trabajo "de sastre" tiene un merito impresionante. Y es cierto que en nuestros trabajos hay muchas veces que no se pueden cobrar las horas, pero la satisfacción de haberlo hecho bien compensa todo lo demás. Cliente satisfecho, cliente multiplicado por tres!!
    Buen trabajo!!
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa es la filosofía, hacer las cosas lo mejor posible,caiga quien caiga.Pero el capitalismo no entiende otra satisfacción que no sea la económica.Hay un principio de viabilidad que es innegociable como empresa.Otra cosa es hacerlo tú en tu casa.No sé, a lo mejor acabamos todos en el garaje de casa, con la persiana bajada, esperando que el gitanillo de la forgoneta nos hinche a sofás.
      Gracias por tu comentario Marian,y disculpa mi respuesta.
      un abrazo

      Eliminar
  7. me encantó tu trabajo y sí... le haces un traje al sillón :) una tía abuela decía, le hago trajes a los sillones pero sin vuelos porque son varones, a las camas con vuelos porque son damas :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Carmen me ha encantado lo de tu tía.
      Gracias por tu comentario.Ya sabes,esta es tu casa.
      un saludo

      Eliminar
  8. ¿Qué puedo añadir a lo ya comentado? que huelen a buen tiempo y un comienzo nuevo. Y yo desde luego miraré con otros ojos las fundas ;-) .

    ResponderEliminar
  9. Lomanú,esa última frase,es lo que pretende conseguir este blog.
    un abrazo

    ResponderEliminar
  10. Que talento tienes, quedaron hermosas y de por si es un trabajo dificil se ven geniales

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Wally.Sí que es un trabajo difícil,por lo menos para mí.
      Espero volver a verte por aquí.
      un abrazo

      Eliminar
  11. Un fantástico trabajo, como todos los que haces y por supuesto genial manera de comentar el proceso.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Ana.A ver si empiezo con los vídeos...
      un abrazo

      Eliminar